Sueños Vencidos

Pensar que los sueños tienen fecha de caducidad es un grave, gravísimo error. No te cortes las alas antes de empezar a volar, que si las cosas no sucedieron antes es porque aún no estabas listo. No te conviertas en tu peor enemigo, que ya la vida te va presentando una variedad de personajes que podrían encajar en ese lugar. Tu esencia jamás cambia, jamás desaparece, jamás se equivoca. No dejes de escucharla.

Hoy tenés las herramientas para cumplir tus deseos, antes sólo tenías el coraje de realizarlos. Combiná ambas y zambullite en la travesía de ese proyecto que tanto ansias. Porque si todavía te queda un respiro por realizar, tenés un mundo de posibilidades en donde gastarlo.

No guardes en el cajón los bosquejos del mundo que te gustaría crear, porque el “después” que no te cansás de repetir, puede que no llegue nunca. “Hoy” no es una simple fecha en el calendario, “hoy” es un regalo que estás desperdiciando por miedo a fracasar. El miedo cuando paraliza es un mal consejero, no dejes que su voz sea la única que escuchás.

Que el camino que tenés enfrente sea empinado y rebuscado sólo garantiza que lo que hay al final es algo que vale la pena conocer. Nada que sea verdaderamente gratificante se consigue fácilmente. Nada que sea importante se consigue sin esfuerzo. Que las cosas sean difíciles al comenzar es una prueba que tenés que superar, el éxito consiste en no rendirte jamás por más imposible que parezca.

No estás solo en este viaje. Tenés que aprender a mirar. Vivimos rodeados de personas, pero sólo algunas tienen los ojos y el corazón despiertos para poderte acompañar. Descubrilas, unilas, aceptalas. En soledad sos sólo un individuo. En grupo sos una fuerza que se vuelve invencible.

Da el primer paso, con miedo, con dudas, con la mochila de interrogantes que tengas que cargar, pero da el primer paso. Actúa y dejate llevar por los acontecimientos. Imprimile pasión y sentido a tus días. Porque quedarte en lo seguro no garantiza la felicidad. Mucho menos esperes encontrarla de casualidad en momentos de quietud. Naciste para avanzar. Hacete cargo de ese sueño que te golpea la puerta y dejalo entrar. 

 

 

S.

 

Da el primer paso en la fe. No necesitas ver toda la escalera, sólo dar el primer paso. Martin Luther King

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s