Abrir los ojos

Hay momentos que lo definen todo. Instantes que se basan en un sí o un no. Decisiones que te cambian la vida.

 

A veces la rutina nos hace perder la noción del por qué hacemos las cosas. Estamos en este camino persiguiendo un sueño, un ideal, que se vuelve abstracto si lo dejamos sólo en palabras. Necesitamos algo que le de sentido a nuestra presencia. Pero vivimos tan acelerados que en ocasiones, nuestra meta se ve tan borrosa y lejana que parece irreal.

Pero de golpe, un día cualquiera, algo nos hace despertar. Todo por lo que luchamos está ahí, esperando que apretemos el acelerador y encaucemos nuestros pasos. ¿Para qué estamos en la tierra sino es para hacer de este un mundo mejor? ¿Y cuál es la forma correcta de hacer un mundo mejor? Haciendo realidad nuestros sueños.

Pero hay un enemigo común que siempre aparece bloqueando nuestra creatividad. El miedo. El  miedo juega con nosotros y derrumba nuestros deseos. Juega con nuestra mente y nos presenta escenarios desastrosos que nos asustan y nos hacen retroceder. Eso que estaba tan cerca ahora se siente lejano y peligroso.

Para vencer el miedo no hay una receta única. Cada uno debe encontrar su propia forma de enfrentarlo. Porque vivir con él sólo garantiza una vida miserable. El miedo tiene siempre un truco nuevo para dejarnos estancados en medio del camino sin saber para donde avanzar. Pero nosotros tenemos un arma secreta que es capaz de salvarnos de cualquier tempestad. Porque después del dolor, de la tristeza y de todo lo malo que pueda el miedo hacernos creer que nos va a pasar, llega la risa. Y la risa nos salva.

Reírnos de todo lo que somos y todo lo que tememos. Reírnos de todos los “no” que se presentan en el camino y se transforman en obstáculos. La risa es de esas cosas que se contagia y se vuelve imparable. La risa limpia el alma de los miedos y los problemas. Lo que nos parecía imposible se vuelve accesible porque en el mundo de la alegría las oportunidades se crean con una sonrisa.

Y una vez que esa sensación de felicidad nos llena cada partícula de nuestro cuerpo, nos volvemos invencibles. Vamos con seguridad hacia ese sueño que nuestro corazón anhela. Estamos en marcha para construir el mundo ideal que todos deseamos.

 

 

Hoy tuve uno de esos mágicos momentos que requieren de toda la fuerza de los sueños. Donde una charla inesperada me abrió los ojos que la rutina me había cerrado. Mi sueño, la razón de por qué estaba transitando este camino que se que es tan complicado, se hizo visible. Desde chica crecí viendo historias que me llenaron el alma de valores y esperanzas de un mundo mejor y ahora lo que más deseo hacer es poder ser una aliada de esas historias que transmiten todo lo bueno por lo que vale la pena luchar. No sé cuál será la respuesta final, pero de lo que estoy segura es que voy a intentarlo una y otra vez hasta conseguirlo.

 

S.

 

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s