Sin saber

Me pregunto si debería decirte lo que siento a pesar de intuir cuál es tu respuesta. Voy rozando la incertidumbre con tal de no escuchar algo que ponga un punto final a esta conversación. Tal vez aún guardo la esperanza de que exista un nosotros. Porque cuando te acercas hay una intención en tu mente y cuando sólo falta un paso, desaparece. Y yo siento que el aire se esfuma con vos y toda esta conexión se pierde en la nada.

Voy adivinando lo que vas a decirme, y cuando no acierto es porque lo que decís es aún mejor de lo que esperaba. Vas quitando el espacio que nos separa, forzándome a no perderte de vista, mientras me hablás en un código que a veces se vuelve inentendible. Estamos probando cuales son nuestros límites, descubriendo hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Por momentos quisiera esclarecerlo todo, terminar con las dudas. Pero después me doy cuenta que estamos bailando al ritmo correcto y no hay razón para apresurarnos.

No puedo afirmar que jamás se te ocurrió esta idea. Jugás demasiado bien con la estrategia de dejarme sin aliento como para pensarte inocente. Quizás soñaste con este encuentro aunque no conmigo. Soy un error en tus cálculos o el cambio que estabas buscando. Puedo ser la fuerza necesaria para que te desvíes del camino y encuentres una nueva forma de definirte. Algo me dice que aún no cierre la puerta porque todavía quedan cosas por decir; y la voz que me habla se parece demasiado a la tuya.

Así que acá estoy, naufragando en preguntas que se multiplican como las olas. Tratando no sólo de descifrar lo que pensás sino también qué es lo que yo quiero para mi. Es que no estabas en mi planes, pero ahora no puedo sacarte de ellos. No estoy segura de lo que quiero pero tu nombre se repite en mi cabeza una y otra vez. De alguna forma lograste entrar en mi vida y ahora se vuelve imposible sacarte.

Ya no puedo volver a lo que era porque siento que ahora soy mejor. Me potenciás y todo lo bueno que hay en mí se expande hasta niveles que desconocía. Sos el comienzo de mis capacidades y también el punto en el infinito a donde podría llegar. Aprendo de tu simpleza como si todo el conocimiento se resignificara y no habría competencia. Incluso en tus ausencias dejás una lección para que no me olvide que hay un espacio que es tuyo y no puedo reemplazar.

Sabés que este es el momento de la noche en donde tus señales se confunden y te espero. Porque cualquier excusa es válida cuando querés saber de mí. No te contradigo ni te pongo en evidencia, porque estás ahí y eso es todo lo que importa. Voy dejando que los segundos pasen, sabiendo dentro mío que estás atento a mis pasos al igual que yo a los tuyos. Y mientras la música nos une yo se que todo lo que quiero decirte está en esa canción. La canción que se escucha en tu reproductor cada vez que pensás en mí.

 

 

S.

 

 

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s