Ya hablamos

.

Oh, won’t you stay with me?
‘Cause you’re all I need.

Ya hablamos del clima y de las noticias que pasan en al tele. Ya hablamos de lo melancólica que es Buenos Aires en invierno, de cómo sus calles parecen salidas de un cuento de hadas a las 6 de la tarde. Ya hablamos de que no entendés a la gente que no le gusta el café y de lo mucho que me asusta estar parada al borde del andén cuando llega el tren.

Pero mientras las palabras volaban ligero por el aire, nos olvidamos de hablar de vos y de mí. De nosotros. Nos guardamos para después un sin fín de pensamientos que se transformaron en sentimientos reprimidos. Yo te miro pero sos como un espejismo, demasiado irreal para poder alcanzarte, demasiado presente para poder ignorarte.

Te siento cerca mío mientras camino en silencio, con tus manos en los bolsillos y una sonrisa discreta que se asoma cuando te miro. Rozás mi mejilla con tu mano fría de invierno, pero en mi piel se siente cálida y bienvenida. Y cuando busco algo más que decir antes de que te marches, recuerdo que ya hablamos de aceptar las despedidas.

Y cuando voy dejando que mis pensamientos tomen su propio camino de vuelta a la realidad, tu mensaje me trae nuevamente a un mundo de fantasía. Casi puedo ver la sonrisa que se dibuja en mi rostro al leerte, al saber que no podés dejar que me aleje demasiado, aún estando a la distancia. Sonrío y te pienso, y se que en donde estés también estás pensando en mí.

Porque ya hablamos de que lo diferente se atrae y que un día tu vida puede cambiar sin vos siquiera darte cuenta. Ya hablamos de que me no me gusta planear las cosas porque tengo miedo que después no se cumplan y que vos tenés un futuro visualizado que no vas a dejar escapar.

De lo que no hablamos es de vos y de mí. De nosotros. De lo imposible que es romper nuestro abrazo cuando tenemos que separarnos. No hablamos de las veces que tu mano se encontró con la mía y en un silencio cómplice quedaron enredadas. No hablamos de lo lento que pasan los días cuando no puedo verte ni de lo mucho que te gusta hablarme al oído cuando volvemos a juntarnos.

Porque hay cosas de las que se hablan y hay cosas de las que no. Porque hay situaciones que requieren un montón de palabras para explicarlas y hay otras que sólo necesitan una mirada.

S.

.

Love

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s