Intentar

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

Pasas a mi lado y es como si olvidara cómo respirar. No sé si alguna vez podré volver a mirarte y evitar que en mi cabeza aparezcan mil imágenes tuyas, nuestras. Quizás si todo no hubiera sucedido tan rápido, quizás si hubiera podido preveer lo que pasó. Pero jugaste tus cartas tan impulsivamente que quedé desarmada ante tu juego. ¿Porque fue de improviso, no? La idea de que tus pasos hayan estado planeados me desconcierta y me intimida. ¿Acaso puedo haber sido tan ciega para ignorar las señales?

El día pasa lento, demasiado para mi gusto, y percibo una mirada invisible que me sigue a donde quiera que voy. No te veo, pero te siento. Mi cuerpo de alguna manera parece conectado con el tuyo y una extraña electricidad se forma cuando estás demasiado cerca. Me mantengo en silencio. Las palabras perdieron cualquier significado anterior, después de que vos presentaras tus argumentos. Perdí en la negociación y vos  arrasaste con toda la lógica que yo pudiera haber intentado presentar.

Tus ojos me encuentran a pesar de mis esfuerzos de evitarte. Me miran profundo, como si intentaran descifrar todas las preguntas que están haciendo estragos en mi mente. Mientras te vas acercando, van cayendo vencidas una a una, resignadas ante la inevitable derrota. Sé que se acerca una nueva batalla y aún no estoy preparada para volver a enfrentarte. Pero cuando estás frente a mí, en un suspiro dejo ir todas mis posibles objeciones, todo el sentido común que me haría salir corriendo sin mirar atrás.

Vuelvo a sentirme vulnerable, atrapada, y al mismo tiempo aliviada de tenerte conmigo otra vez. Caen los muros y vos estás ahí para juntar los pedazos y construir un fuerte a nuestro alrededor. En un simple movimiento dejás el mundo afuera, y todas las complicaciones que pudieran llegar a aparecer son como un eco lejano que poco a poco va desapareciendo. Me siento invensible, completa. Lo único que me importa en este momento es tenerte parado frente a mí, pidiéndome que lo intente por vos, por mí, por nosotros. Me libero de la culpa, de los miedos, de los fantasmas y mientras me acerco aún más se que nada de esto será fácil, pero no hay nada que desee más.

 

S.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s