Contra la corriente

.

¿Algún día será más fácil? ¿Algún día podré adaptarme a las reglas del mundo y tan solo seguir la corriente? A veces me gustaría tanto no ser así, no ir más allá, ver el mundo como todos los demás. Creo que mis horas no serían tan largas ni mis silencios tan cargados de tristeza.

Quisiera que los días difíciles no fuera tan difíciles, que las promesas rotas no dolieran tanto, que los amigos falsos no fueran tan perceptibles. Quisiera poder reírme de los chistes malos sin analizar sus errores, quisiera poder mirar para otro lado cuando alguien rompe las reglas sin fulminarlo con la mirada, quisiera decir lo que es aceptable decir y no lo que yo creo que es correcto.

Pero me encuentro en tierra hostil antes de tener siquiera la oportunidad de intentarlo. Sus palabras pasan a mi lado sin siquiera tocarme. Son balas invisibles que producen su efecto a la distancia. Reclaman, gritan y juzgan. Me quieren sumisa o no me quieren. Rompen, alejan y abandonan. Me quieren a su manera o no me quieren. Ser Suiza no es divertido cuando pasas de ser neutral a invisible.

A veces quisiera seguir la corriente, sonreír aunque quiera llorar, escuchar una y mil veces sus historias sólo para pertenecer. Por momentos lo intento, juro que lo intento, me pongo mi mejor disfraz y salgo a conquistar el mundo. ¿Pero cuánto se puede fingir ser alguien que no sos? ¿Cuál es el precio a pagar por ser aceptada en un lugar en el que no te sentís vos misma?

Tengo heridas abiertas que no quieren cerrar y una mochila llena de angustia cargada en la espalda. Tengo argumentos y pensamientos que me gustaría compartir, pero nadie cerca para escucharlos. Me siento en el momento y en el lugar equivocados. Me siento vencida en una batalla que ni siquiera empecé.

Y las horas se suman, los días pasan. La misma rutina. Hasta que de pronto, una señal hace que todo tenga sentido de nuevo. Un reafirmación que se desempolva y aparece en el momento justo para rescatarme. Las risas vuelven, los oídos sinceros, los abrazos eternos. Sí, hice la elección correcta.

Entonces no soy más el patito feo, el sapo de otro pozo. Soy yo y eso es suficiente. Soy yo en todo mi esplendor, porque sus luces brillan a la par que las mías y todo resplandece. Ya no importa cuan cruel fueron aquellas palabras, porque llegan nuevas cargadas de sentimientos tan lindos que me inundan el corazón. Me dan fuerza para aguantar un día más, un desplante más, una decepción más.

Ya no tengo que mendigar cariño porque este llega a montones y de los lugares menos pensados. Y ahora los vencidos son ellos, los solitarios, los de papel. Tienen miedo porque sus armas ya no me hieren. Representan una y otra vez sus sonrisas de cartón, mientras se clavan cuchillos unos a otro por la espalda. Sí, soy invisible pero no sorda.

Se siente tan bien respirar en libertad. Se siente tan bien ser suficiente. Se que no es una sensación que será eterna, por eso la disfruto, la observo, la abrazo. Se que los días difíciles van a regresar y otra vez tendré que enfrentarme a la guerra fría. Pero tan sólo el recuerdo de los tiempos mejores me sirve de armadura contra cualquier ataque. Porque al final es cierto lo que dice la canción, lo único que necesitás es amor.

S.

.

be yourself

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s