Elegir tener un buen día

Y un día cualquiera, te cae la ficha, y todo lo que parecía complicado se simplifica. Como si pudieras ver lo que antes estaba oculto. Y llega una sensación de liberación, una fuerza renovadora, un respiro profundo que inunda los pulmones con buenas energías.

Hoy tuve uno de esos días en donde, sin pensarlo, acepté. ¿Qué acepté? Acepté que a veces las circunstancias no son las que yo quiero, acepté que hay problemas que no voy a poder resolver, acepté a las personas que me rodean tal cual son y sin querer cambiarlas ni un poquito. Acepté que tengo todo este amor para dar a la gente que quiero, y que a pesar de que no lo devuelvan en la misma medida o de la misma manera, hay un motivo por el cual elegí caminar a su lado. No me pertenecen y no les pertenezco, y en esa libertad podemos elegirnos y reencontrarnos infinidad de veces.

Hoy podría haber sido un lunes cualquiera, pero no quise que lo fuera. No dejé que la lluvia arruinara el comienzo de un día que tenía hot cakes hechos por mí, y para mí, como saludo de buen día. Disfruté del largo viaje en tren para ponerme al día con el libro que estoy leyendo esta semana. Respiré profundo y subí la música cuando el subte se llenó de gente y quedé aplastada por casi 20 minutos. Quise poder caminar las 4 cuadras que separan el subte de mi trabajo con una sonrisa, ir desentonando con el mal humor matutino de los demás.

Decidí que había un montón de personas a las que hacía mucho, no les decía lo mucho que las quiero y lo importante que son para mí. ¿Entonces por qué esperar? De alguna forma u otra necesitaba transmitirles eso. Al amor no hay que detenerlo cuando necesita expresarse. Y pude ver con mis propios ojos cómo esas buenas energías se propagaban y multiplicaban. Doble felicidad, dar y recibir amor. A veces se necesita una palabra, un simple y pequeño gesto para cambiarle el día a alguien.

No voy a decir que no tuve pequeños “problemas” que resolver durante el día, que no hubo gente que intentó contagiarme su mal humor, pedidos y obligaciones, frustraciones ajenas que querían romper mi estado de armonía. Pero, por lo menos hoy, entendí que era mi elección estar bien o estar mal. Hoy tenía la energía suficiente para crear una barrera contra la negatividad del mundo. Y quizás, en eso de “vivir de un día a la vez” esté la clave.

Y yendo con la dinámica que tenía el día, esta playlist de Spotify le dió el toque musical que este lunes necesitaba. Porque hoy es “Totally stress free”  https://open.spotify.com/user/spotify/playlist/7jq9hVhkNUyFLN1XivhLvK

Seas quien seas, estés donde estés, que tengas un lindo día. 🙂

S.

Anuncios

2 comentarios en “Elegir tener un buen día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s